Día de la Amistad Peruano-Japonesa

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por correoEnviar por correo

116 años de migración japonesa al Perú

Desde el año 1989, se celebra el 3 de abril como el “Día de la Amistad Peruano-Japonesa”, para conmemorar el arribo al Perú de la nave “Sakura Maru” que transportó el primer grupo de 790 inmigrantes japoneses al Puerto del Callao el 3 de abril de 1899. Este arribo fue motivado por la prosperidad productiva por la que atravesaba el Perú que necesitaba mano de obra agrícola en las haciendas azucareras de la costa peruana.

 

115 AÑOS DE MIGRACION JAPONESA AL PERU – ALGUNOS DATOS INTERESANTES                           http://media.discovernikkei.org/affiliate/img/05.Inmigracion.jpg

*Barco Sakura Maru, embarcación                                   *Primeras inmigrantes japonesas 
en la que arribaron los primeros                                        que llegaron al Perú
japoneses al Perú 

*Fotos: Fuente Internet

Desde 1899 hasta 1923 llegaron al Perú más de 100 grupos de ciudadanos provenientes del país del sol naciente quienes fueron traídos por distintas compañías con contratos previamente establecidos. A partir de 1923, llegaron sin contratos, es decir, como personas libres, comenzando a distribuirse por distintas zonas del país y estableciendo pequeños negocios como pulperías, bodegas, fondas, etc.

La fecha del 3 de abril marcó pues el inicio de una nueva aventura para los inmigrantes japoneses, trayendo consigo la esperanza de labrarse un mejor porvenir en el Perú. Estos pioneros -y quienes los siguieron- tuvieron que afrontar una serie de dificultades que pudieron superar con esfuerzo y perseverancia, valores que supieron transmitir a las siguientes generaciones. Son muchas las vivencias de estos inmigrantes que hicieron suyas las costumbres del Perú conservando al mismo tiempo las tradiciones que heredaron de sus antepasados.

Asimismo, esa fecha marcó el inicio de una relación de aprendizaje y conocimiento mutuo cuyos frutos cosechamos en muy variadas facetas, tales como el arte, las letras, las ciencias y la gastronomía; pero, principalmente, en el enriquecimiento de nuestra visión y espíritu nacional que ha incorporado a su vez la disciplina, rigor y pujanza japonesa.   

El Perú y el Japón se hermanaban así en las propias vivencias y experiencias de cada inmigrante, pero también en el día a día de la comunidad peruana, que poco a poco empezó a ver con normalidad bodegas, peluquerías y restaurantes de inmigrantes japoneses y a aprender palabras como “harakiri”, “samurai”, “sayonara”, “tsunami” o “arigato” que hoy en día tienen un uso muy amplio en el país. 

A finales de la década de los 80, el fenómeno migratorio cambió de sentido, cuando “nikkeis” peruanos empezaron a llegar al Japón para trabajar en sus centros industriales. En el año 1990, los cambios que tuvieron lugar en la Ley de migración japonesa, con la creación de las categorías migratorias “Cónyuges y/o Hijos de japonés” (visa “teijyusha”) y “Residencia de Larga Duración”, generaron que la comunidad peruana en Japón experimente un crecimiento progresivo e importante.

Actualmente, el número de peruanos descendientes de familias japonesas inmigrantes se calcula entre 80 mil y 150 mil personas, en tanto que en Japón residen unos cincuenta mil peruanos, siendo la comunidad más numerosa de Hispanoamérica.

En el ámbito político, el pasado 21 de agosto se conmemoraron 141 años del establecimiento de Relaciones Diplomáticas entre el Perú y Japón, siendo el Perú el primer país latinoamericano y el decimocuarto en el mundo que estableció relaciones diplomáticas con el Japón, mediante el Tratado de Paz, Amistad, Comercio y Navegación, el 21 de agosto en 1873, sólo cinco años después de la Restauración Meiji. A lo largo de esta historia en común, altas autoridades peruanas y japonesas han marcado sendos hitos en la relación bilateral con históricas visitas, lo cual se ha visto consolidado con el “Acuerdo de Asociación Económica”, vigente desde marzo de 2012.

La estrecha relación política y económica entre nuestros países y los lazos históricos y culturales que nos vinculan hacen prever que en el futuro habrá más motivos para celebrar la amistad entre el Perú y Japón.

Consulado General del Perú en Tokio

Español